Reseñas

[Reseñas][slideshow]

Juegos de Mesa

[Juegos de Mesa][btop]

Noticias

[noticias][grids]
Con la tecnología de Blogger.

Reseña: Cacao

Imposible contenerse: ¡este cacao es maravillao!

Phil Walker Harding es un autor que nos tiene acostumbrados a juegos rápidos, divertidos y simples, como Dungeon Raiders o Sushi Go! Sin embargo en Cacao se atreve con un juego de colocación de losas con toques de gestión de recursos ¿será su consagración como autor de juegos más duros o un intento fallido?

Es inevitable hablar de Cacao como un juego inspirado por Carcassonne, pero más allá de la mecánica de colocación de losetas son dos juegos totalmente distintos. Mientras que en Carcassonne gestionábamos el control de espacios en el tablero, en Cacao se le añade una capa adicional de estrategia al tener además que conseguir y vender recursos. O mejor dicho, recurso, pues en este juego se trata de comprar y vender... Cacao.

COMPONENTES

Cacao tiene una pinta impresionante. Desde el acertadísimo diseño de caja, que lo hace inmediatamente atractivo para el ojo, hasta el diseño de losetas y elementos es simplemente delicioso. El estilo usado nos sugiere al mismo tiempo desenfado y atención por el detalle logrando una estética muy conseguida aunque por otra parte es de justicia destacar que no es un juego en el que el ilustrador Claus Stephan haya podido "lucirse" dada la propia naturaleza del mismo. Un ejemplo de esta atención por el detalle es que en cada uno de los cuatro tableros de aldea además de cambiar el color de las chozas cambia la disposición de elementos dentro del poblado, de manera que no hay dos iguales.

En la caja encontraremos 44 losetas de recolectores, 28 losetas de selva, 4 tableros de aldea, 4 meepeles, 20 frutos del cacao de madera, 12 fichas de Sol y 48 monedas de oro de distintos valores (1, 5 y 10).

Todos los elementos de cartón del juego son de la calidad que cabe esperarse de un juego editado por DEVIR, o sea, más que correcta. El grosor y la calidad de la impresión son sobresalientes y los elementos de madera (las semillas de cacao y los meeples) son correctísimos. El manual presenta las reglas de forma muy clara y gráfica, lo que hace que sea realmente fácil abrir la caja y ponerse a jugar casi de inmediato. Además también contaremos con un resumen de losetas de selva impreso por separado, muy de agradecer y al que recomiendo hacer un par de fotocopias para repartir al resto de jugadores, aunque no es imprescindible en absoluto.

Sin embargo no todo son alegrías, y hay una cuestión que si bien es algo molesta, también es fácilmente solucionable. Las planchas de cartón donde vienen los diferentes elementos del juego vienen en la parte superior del inserto, y al destroquelarla nos encontramos que quedará un vacío entre los elementos y la tapa del juego, de manera que todo se saldrá de su sitio si guardamos el juego en posición vertical. La solución es bien sencilla: con no tirar el sobrante de cartón después del destroquelado, asunto solucionado. Cuando guardemos el juego ponemos estos sobrantes sobre el inserto y así evitamos que las losetas y demás elementos se salgan de su sitio. Es cierto que este problema no es exclusivo de Cacao y que hay otros juegos que adolecen del mismo, pero me ha parecido justo reseñarlo en este artículo, que para eso estamos.

Tiene gracia que en el libro de reglas podamos leer "Agradecemos la amabilidad de Hans im Glück Verlag al permitirnos usar las figuras del juego Carcassonne", en relación a los meeples que incluye el juego.

MECÁNICA DE JUEGO

El objetivo del juego es ser el jugador con más dinero al terminar la partida. Este dinero lo obtenemos principalmente a base de recolectar y vender cacao, aunque también lo podemos encontrar en tesoros perdidos en la selva, explotando minas, a través del descubrimiento de templos abandonados o desarrollando la irrigación de nuestro poblado.

Hay dos tipos de losetas básicas: las losetas de recolectores y las losetas de selva. Cada jugador tiene 11 losetas de recolector de su color que muestran una cabaña central y un número variable de recolectores distribuidos en los bordes de la misma, mientras que las losetas de selva muestran los diferentes emplazamientos que podremos encontrar al explorar la misma, y que pueden ser plantaciones de cacao simples, plantaciones dobles, mercados con valores de compra que van de 2 a 4, minas de oro con valor 1 o 2, cenotes (mantantiales), centros de culto solar y templos.

Al principio del juego cada jugador pondrá en su tablero de aldea al aguador en la casilla marcada como -10, mezclará las losetas de recolectores de su color y hará con ellas una pila. Tras esto, cogerá las tres losetas que estén en la parte superior, formando así su mano de juego inicial.

Después se colocarán en el centro de la mesa dos losetas de selva, una de plantación simple y otra de mercado con precio de venta 2. El resto de losetas de selva se mezclará y se apilará, formando así la "pila de selva". De esta pila se extraen las primeras dos losetas y se pondrán junto a la pila, a estas dos losetas las llamaremos desde ahora "selva explorada".

A partir de de ahora comienza la partida, empezando por el jugador de más edad, aunque yo prefiero empezar por el jugador que haya comido algo de chocolate de manera más reciente. Y me aseguro de haber sido yo también. Dulces trampillas que nos alegran el día, aunque sinceramente en este juego no importa quien empieza sino quien gana más pasta, y esto no se sabe hasta prácticamente el último turno.

Pues bien, sea por edad o por consumo de chocolate, el jugador debe ahora poner una loseta de recolectores de su mano en juego. Esta loseta debe ponerse de manera que uno de sus lados sea adyacente a una loseta de selva.

Si un jugador al colocar su loseta de recolector en su turno crea una o más esquinas formadas por dos losetas de recolector deberá rellenar ese hueco con una de las dos losetas de selva explorada disponibles. Después repone una loseta de selva explorada por cada loseta que haya usado cogiéndola de la pila de selva sin explorar.

Una vez colocadas las losetas, se procede a realizar las acciones de loseta de selva. El jugador consigue tantos recursos como recolectores tenga en cada lado de la loseta que toque con una loseta de selva. Por ejemplo, en el caso inicial, el jugador puede poner la loseta de manera que un recolector esté tocando con la plantación y otro con el mercado. De esta manera, puede recolectar una semilla de cacao y venderla en el mercado. Si fuese una plantación doble, recogería dos semillas de cacao, pero sólo podría vender una.

Lo mismo ocurre si pusiese una loseta con dos recolectores junto a la loseta de plantación y un sólo recolector adyacente al mercado: recogería dos semillas, una por recolector, pero sólo podría vender una.

Las demás losetas funcionan de una manera un poco distinta, vamos a detallarlas a continuación.

Las minas de oro dan oro automáticamente en función de cuántos recolectores toquen con la loseta, de manera que si tenemos una mina de dos monedas y pones una loseta con dos recolectores, se llevará cada uno dos monedas, para un total de cuatro monedas.

Los cenotes (según la RAE "Depósito de agua manantial, que se halla en el Estado mexicano de Yucatán y otras partes de América, generalmente a alguna profundidad.", NosoloFREAK, aprende y diviértete) hacen avanzar al meeple aguador tantos remontes de río como recolectores toquen con esta loseta. Importante porque hay que recordar que al principio del juego los aguadores están en valor negativo.

El centro de culto solar es una loseta que da una ficha de Sol por cada recolector que toque con ella. Cada jugador tiene un límite de tres de estas fichas, y las puede usar en la recta final de la partida cuando se hayan terminado las losetas de selva ya que por cada una de estas fichas que use podrá poner una loseta de recolectores ENCIMA de otra loseta de recolectores de su mismo color, volviendo a obtener los beneficios de las losetas de selva circundantes.

Y por último están los templos. Estas losetas no dan monedas ni recursos de manera automática, sino que se puntuan al final de la partida en función al número de recolectores que tengan alrededor, dando seis puntos al jugador que tenga más recolectores, tres al segundo y cero al resto. Así, si el jugador rojo tiene cuatro recolectores en contacto con esta loseta, el jugador amarillo dos, el jugador blanco uno y el jugador lila ninguno porque es un lila, el jugador rojo se llevaría seis punttos, el amarillo tres y el resto cero.

Al final de la partida se hace recuento del dinero, añadiendo una moneda por cada ficha de Sol que no hayamos usado y el valor de nuestro aguador, que puede ir desde -10 hasta 16. El jugador con más dinero gana y el resto le debe invitar a chocolate con churros. Esto último no viene en las reglas, pero es una variante muy recomendable, sobre todo ahora que llega el invierno y apetece.

CONCLUSIONES

Cacao es un gran juego, sin duda. Las más escépticos dirán que es una vuelta de tuerca al concepto Carcassonne y el caso es que sin dejar de ser cierto la vuelta es tan maravillosamente buena que hace que nos olvidemos de murallas y ladrones de caminos a poco que lo juguemos.

Un punto (otro) a favor de este juego es que además tiene una duración determinada: cada jugador recibe diez losetas de recolectores al principio de la partida (once si es una partida a dos jugadores) y una vez todos coloquen sus losetas la partida termina. Esto es bueno por dos partes, una es la que acabo de comentar, la duración, y la otra es que a veces tendremos que arriesgar en función a las losetas que nos queden: ¿pongo ahora esta loseta de tres recolectores y vendo a precio de tres monedas, o espero a ver si sale el mercado de cuatro monedas y puedo ponerla? ¿prefiero recoger agua del cenote ahora o arriesgo y espero a que la partida esté más avanzada?

Cacao nos va a hacer exprimir nuestro cerebro más de lo que puede parecer a primera vista, como también ocurría por ejemplo en "Pequeños grandes reinos", pero no por eso deja de ser un juego fácil de asimilar, relativamente rápido y tremendamente divertido en el que una mala colocación no significa tirar la partida, pero una buena tampoco te asegura la victoria.

Es importante destacar el precio de este juego. En un mercado con una tendencia a inflar los precios de manera casi indecente es encomiable la política de DEVIR de mantener unos precios sensatos en sus juegos, por lo cual podemos hacernos con una copia de Cacao por menos de 25 euros, lo que lo convierte en una compra imprescindible.

En definitiva, que nos encontramos ante un gran juego que viene en una caja preciosa y bañado en chocolate ¿qué más se le puede pedir?

FICHA TÉCNICA
Cacao
Editorial DEVIR
22 euros aproximadamente.
2-4 jugadores.
A partir de 8 años.

45 minutos.

No hay comentarios:

Juegos de Cartas

[Juegos de Cartas][stack]