Reseñas

[Reseñas][slideshow]

Juegos de Mesa

[Juegos de Mesa][btop]

Noticias

[noticias][grids]
Con la tecnología de Blogger.

El señor de los anillos


Pocos son los libros de rol que se han ganado el honor de grabar su nombre con letras áureas en la historia de los juegos. Los hay  que han marcado una época y han logrado hacer las delicias de millones de jugadores. Que han expandido los universos ideados por sus creadores hasta límites insospechados. En definitiva, iconos generacionales e intemporales.

                En la literatura ocurre de igual modo. Existen libros que han trascendido más allá de lo convencional para llegar a convertirse en joyas literarias y encumbrar  a sus autores al Olimpo de los dioses. Tal es el caso de JRR Tolkien.

                No me extenderé aquí en su biografía. Tan solo mencionar que, tras una larga carrera como filólogo, decidió crear una epopeya mitológica digna de las más grandes civilizaciones. La tinta escapaba de su pluma dibujando un mundo fantástico y lleno de sensaciones, un mundo mágico que invita al lector a ir más allá y buscar su propia aventura en los incontables senderos de Arda. Sin ser siquiera consciente de ello, Tolkien creó un universo latente que esperaba paciente para convertirse en trasfondo para millones de nuevas aventuras de la mano de Narradores, Jugadores y Dados.

                Mucha es la responsabilidad de un Master ante un juego como El Señor de los Anillos ya que el universo en el que se sustenta el juego fue asentado sobre unas bases muy sólidas a la par que ricamente descritas por su autor. El rigor a la hora de crear nuevas historias en un mundo tan complejo se convierte en el mayor obstáculo que un buen director debe sortear. Pero no será el último. El sistema de juego, por eficaz que parezca, siempre tiene vacios en los que se esconde la sagacidad de los jugadores y su habilidad para sacar el mayor partido a la ficha de personaje.

                El Señor de los Anillos es un juego de rol que ha vivido una revisión a raíz de la adaptación cinematográfica de la obra por parte de Peter Jackson. Una reedición que ayudó a relanzar el juego pero que no estuvo falta de polémica. Una edición revisada en la que se prestó mucha más atención al diseño y la maquetación que al sistema y contenidos. Que aprovechó el momento óptimo del mercado pero que salió al mismo sin un adecuado testeo por lo que los vacios en las reglas ponen a prueba la capacidad de gestión del DJ. En opinión de amplios sectores, nunca debió ver la luz. En su lugar, muchas son las voces que defendían una nueva edición del clásico en la que se corrigieran los errores de las ediciones anteriores y se mejorara la maquetación de las ilustraciones de acuerdo con las nuevas técnicas.

                El rol clásico llegó a convertirse en icono a pesar de sus múltiples dificultades. La primera de ellas radicaba en el sistema, que basaba gran parte de las decisiones del Master en un número ingente de tablas que ralentizaban el juego cuando no se tenía la suficiente experiencia o se carecía de los resúmenes de tablas que solían poblar el interior de las pantallas. Sin embargo, el sistema tenía ciertas cualidades que lo hacían valedor del respeto y cariño de los directores de juego. Era un sistema intuitivo que permitía a los jugadores inexpertos adaptarse rápidamente y disfrutar de las aventuras desde el principio de la partida.

                En cuanto al trasfondo, cuenta con uno de los  más elaborados que un Master pueda desear. A la obra del Maestro Tolkien hay que añadir los centenares de módulos que, bien de forma oficial bien amateur, completan una biblioteca que permite elaborar partidas de creación propia o adaptar alguna de las historias escritas previamente.
                En resumen, la reedición de El Señor de los Anillos fue más una maniobra de marketing para aprovechar el momento álgido del merchandising que un esfuerzo por paliar los defectos de las ediciones anteriores. Ediciones que encumbraron a este juego a lo más alto y que ha hecho las delicias de tantos y tantos roleros. Un juego que atesoran muchos en sus bibliotecas particulares y que espera paciente ese momento en el que todo Master desempolva las viejas glorias, coge su bolsa de dados, despierta a sus PNJ y arranca una nueva aventura de la mano de sus jugadores.
                 
Por: Julián Navarro Rodero

No hay comentarios:

Juegos de Cartas

[Juegos de Cartas][stack]